¿Qué es un manual de identidad corporativa?

Muchas empresas cuando inician, suelen pasar por alto fijar cuestiones que son importantes para poder responder a las siguientes preguntas: ¿Que somos?, ¿Quien somos?, ¿Para que existimos y para donde vamos? La misión y visión son formas que buscan dar respuesta a dichas preguntas.Un manual de identidad corporativa conglomera todo eso y abarca más. Una empresa es mas que un solo logotipo y también las personas que laboran en ella.

El manual abarca temas como la identidad visual, tono de voz, posicionamiento, valores. Todo con el único fin de definir el sentido de la cultura organizacional.

¿Que tan importante es crear una identidad visual?

La identidad visual es algo que debe de estar basado en los valores con los que se construye una organización, los cuales deben de cumplir ciertos lineamientos para poder transmitir a las masas la “idea detrás de una marca”

Fijándonos mas a detalle en la construcción de una manual de identidad corporativa, este recoge toda la parte gráfica de la marca y explica detalladamente como se debe aplicar, manejar y controlar visualmente.

El logo se explica claramente, lo que significa, que simbología lleva consigo. De igual forma se muestra los colores, como deben ser tratados, que tipo de Pantone es el exacto, las tipografías adecuadas para su uso.

Contar con un manual de identidad corporativa te ayudara a desperdiciar tiempo, recursos, así como se mejoraría la comunicación.

Dando una consistencia a la propia marca

Si una empresa llega un punto donde su propia estructura necesita de una constante atención en el tema de publicidad, si llegara a trabajar con distintos tipos de diseñadores a la vez. Un manual garantizaría que el lo que se quiere, no habría problemas y todos trabajarían con la misma información, siguiendo una base para poder realizar diseños según el medio que se requiera.

El tamaño de un manual depende en gran medida de la dimensión  de la empresa, entre mayor sea su impacto publicitario, se requerirá un mayor control respecto a lo que se puede hacer y lo que en definitiva no se puede hacer.

Después de todo, una marca tiene un ciclo de vida, y es responsabilidad de una empresa lograr que no entre en declive, mismo que puede ser provocado por un mal manejo de imagen corporativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *